Adopción corporativa: plataformas DLT

En los últimos años las corporaciones han tenido la curiosidad de indagar en el qué y para qué sobre Distributed Ledger Technologies (DLT), más concretamente las denominadas Blockchain.

Reseñar, a modo de curiosidad y bajo mi experiencia personal, gracias a la oportunidad brindada por everis, participando y colaborando en múltiples iniciativas y proyectos, en diversos clientes, me ha llamado poderosamente la atención la cantidad de inquietudes que ha suscitado este tipo de tecnologías. Con una transcendencia ajena al interés de facto de los departamentos TI. A los hechos me remito, -para que entendáis no se debe a una interpretación subjetiva-, cantidad de preguntas recibidas por profesionales de departamentos de negocio, denotando un interés inusual sobre aspectos técnicos de estas tecnologías.

Como cualquier tecnología emergente que irrumpe en el mercado, a la hora de dar el paso de adopción con la visión de establecer soluciones sobre entornos productivos, el grado de incertidumbre es bastante alto; aún más atendiendo a las particularidades que ofrecen este tipo de tecnologías, y que su conceptualización nace sobre redes públicas lo que establece una primera barrera: exponer información sobre infraestructura de terceros; se ha ido superando, mitigando miedos y con nuevas alternativas que han ido surgiendo. (DLTs optimizadas para una conceptualización de redes privadas; se aleja de las características nativas de una Blockchain y de una definición nostálgica de dicha tecnología pero aún con todo sigue ofreciendo unas capacidades que hasta entonces no ofrecían las tecnologías existentes).

Para superar la barrera de adaptación, con impacto en casi la totalidad de las unidades / departamentos de las corporaciones, en everis hemos definido nuestra estrategia y recomendaciones (en continua evolución) para saltar de laboratorios de conceptualización tecnológica a entornos productivos.

 

¿Hype?

El 2019 se puede decir que está siendo un año de reflexión, en base a la progresión y previsión del 2018, en la adopción de plataformas DLT.

Indicar que un % casi marginal de empresas cuentan con entornos productivos de plataformas DLT. Identificar el para qué, actualmente, se reduce en esencia a casos de uso de: trazabilidad, garantizar autenticidad y automatizar decisiones sin necesidad de terceros.

Se siguen explorando nuevas alternativas, (ejemplo: gestión de identidad digital soberana), aunque el principal talón de Aquiles es dar con la tecla para identificar casos de uso con un valor diferencial, que se presten a su conceptualización y digitalización sobre DLT. Lo que es indudable que queda mucho camino por recorrer.

Creo que son varios los obstáculos que aún son complicados de superar, entendiendo como principales:

  • 1. Falta de madurez de las DLT (en características y capacidades técnicas para cubrir las necesidades reales de grandes corporaciones) y las complejidades de integrar redes privadas con los ecosistemas digitales de las mismas.
  • 2. Falta de marcos de referencias (normativas, estándares, etc.) que ayuden a establecer patrones para lograr soluciones homogéneas (garantizando compatibilidad) dentro de un mismo ámbito de uso.
  • 3. Diferentes soluciones que existen en el mercado y la imposibilidad, actual, de una interoperatibilidad entre ellas, limitando muchas veces a decantarte por una única solución para cubrir y soportar todos los casos de uso. Por la complejidad de conectar diferentes soluciones, (no sólo hay que superar barreras técnicas, el mayor reto que suponen este tipo de soluciones es el gobierno y la seguridad), terminas siendo cautivo.

Aún con todo, estoy convencido que estas tecnologías tendrán gran impacto en los ecosistemas digitales de las corporaciones. Hay que ser pacientes y esperar a un punto mayor de madurez, — y no sólo de las tecnologías, también de todos los que trabajamos en identificar nuevos casos de uso, para alcanzar un valor diferencial que incluso de píe a nuevos modelos de negocio.

Más allá de escenarios industriales creo que será palanca fundamental para una evolución de internet, tal y como lo conocemos a día de hoy, e ir a la conceptualización del internet del valor. Por último, será la tecnología que posibilite la implementación e implantación de soluciones de gestión de identidad soberana. Esto supone un impacto en la sociedad que conllevará un proceso de adaptación de varios años.

 

Próximos pasos:

Desde everis actualmente estamos poniendo foco en la definición de cuándo y para qué aplican las diferentes soluciones DLT atendiendo a las necesidades de los casos de uso, concluyendo en el uso de redes públicas y/o privadas.

Para ello estamos trabajando en definir modelos de referencia para establecer un marco de interoperatibilidad ente diferentes soluciones DLT dentro de un mismo ecosistema digital. Para ello estamos trabajando en definir un enfoque conceptual desde una perspectiva acentuada por el dato (la información que se maneja), simplificando, atendiendo a:

  • 1.Roles: propietario (origen) y demandante (destino)
  • 2.Vulnerabilidad: sensibilidad y confidencialidad
  • 3.Demanda: volúmenes de información
  • 4.Frecuencia: intervalos de tiempo asociados a la demanda
  • 5.Geografía: origen de la fuente de información y destino del consumo de información

En base a ello estaremos en disposición de hacer las recomendaciones para que se escoja la solución DLT que mejor convenga según la ocasión.

Antes de la integración de la EVM (Ethereum Virtual Machine) en soluciones Hyperledger, desde everis habíamos creado un conector para la sincronización de información desde ecosistemas Hyperledger con ecosistemas Ethereum y viceversa. Conscientes de la necesidad de establecer ecosistemas multitecnología, ofreciendo la posibilidad de escoger la tecnología que mejor satisfaga las necesidades del caso de uso a implementar.

A continuación una ilustración, a modo de ejemplo, de un ejemplo de ecosistema DLT con varias soluciones:

No he profundizado en el cómo, para conseguir que cada quién visualice la información que le corresponde, nos apoyamos en las características que ofrecen las diferentes soluciones (Hyperledger: canales, Quorum: constelaciones, etc.).

 

Conclusiones:

Podemos entender que estamos en un momento de recesión, en base a las previsiones más halagüeñas de la progresión en la adopción de DLT previstas para el 2019, pero creo que da un margen para mejorar en definición de estrategias, conceptualización de nuevos casos de uso, impacto en los modelos de negocio, creación de estándares, definición de normativas y avanzar en aspectos legales. Queda mucho por hacer.

Todo esto tiene que dar pie a la exploración de nuevas alternativas basadas en DLT, que ayuden adquirir conocimiento, y lograr la madurez suficiente que acredite un mínimo de garantías. Ayudando a mitigar los riesgos e incertidumbres sobre la adopción de este tipo de tecnologías dentro de los ecosistemas digitales de las corporaciones.

Haciendo una lectura positiva del momento, en el cual nos encontramos, debemos reconducir la situación, y eso significa que igual ese paso al frente previsto para el 2019 se debe posponer para el 2020. Dando pie a seguir trabajando en la senda de capacitación, descubrimiento e implantación de una manera prudente y cauta. Acotando los escenarios a un ámbito I+D+I y seleccionando bien los casos susceptibles a correr en entornos productivos.

Referencias:

Gartner. Fatíga Blockchain. Enlace.

Forrester. Predicción 2019. Enlace.

 

Guía de Posibilidades Profesionales en el Ecosistema de Java